Efectos de la anestesia epidural

Sea como sea, si en un futuro o futuro cercano debes dar a luz, quizá se te haya pasado por la cabeza cómo afrontar el parto

Existen varias posibilidades para poder mitigar el dolor en el parto, como es la anestesia epidural. ¿Estás informada sobre este método?

Anestesia en el parto: tú decides

Eres tú quien debe decidir si utilizar o no este método de anestesia durante el parto. Pero para poder tomar esta decisión, primero debes estar informada.

Es cierto que la anestesia epidural está considerada como una de las mejores alternativas para reducir el dolor en el parto, mitigando los dolores de las contracciones.

A pesar de esto, hay mujeres que renuncian a ella y otras que tienen muchas dudas al respecto. Pero recuerda, sólo tú debes tomar la decisión.

No es la panacea

Debo advertirte que no es la panacea para tener un parto sin dolor. Es cierto que hay mujeres que después de administrarse la epidural no tienen el efecto esperado teniendo igualmente el dolor de las contracciones.

También está el caso de otras mujeres que no le pueden administrar la epidural por salud o por cualquier otro motivo.

Recuerda que la administración de la epidural es una intervención médica, y por eso, suele tener efectos secundarios a quienes se la administran.

Por ello, te voy a explicar cuáles son los posibles efectos secundarios de la anestesia epidural; de este modo, una vez conocidos, podrás decidir sin solicitarla antes del momento de dar a luz o si quieres prescindir de ella.

Efectos secundarios de la epidural

También debo decirte que los efectos secundarios no afectan por igual a todas las mujeres. Tanto es así que hay mujeres que los padecen todos, otras que sólo algunos, e incluso hay mujeres que pueden no padecer ninguno. Veamos algunos de ellos:

Prolonga el parto. La epidural debilitará las contracciones lo que hará que tu parto se ralentice y dure más horas de las que serían siendo natural. Además tendrás un estado pasivo en tu parto al no tener la necesidad de empujar.

Incrementa la posibilidad de un parto asistido.

Náuseas, mareos y vómitos.

Sensación de calambres en las piernas, pero si sufres este malestar desaparecerá en las horas siguientes.

Dolores lumbares que pueden durar unos días.

Picazón.

Fracaso de la epidural. Si no se pincha en la zona exacta puede que no haga efecto. Incluso si es administrada correctamente, puede no hacer efecto y acabar siendo un parto con dolores de un parto natural. También puede que haga efecto únicamente de forma parcial.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram