Duerme bien aún durante el embarazo

Duerme bien aún durante el embarazo

Los trastornos de sueño son muy comunes durante el embarazo. Una de las quejas más frecuentes durante el primer trimestre de gestación es las alteraciones que ocurren en el sueño de la mujer. Se sienten más cansadas y con más sueño durante el día, lo que acaba por modificar el sueño nocturno. Tanto la cantidad como la calidad del sueño durante la gestación, suele alterarse.

El aumento de los niveles hormonales, así como factores a considerar como la diabetes, la obesidad, las molestias propias del embarazo (nauseas, dolores de cabeza…), los cambios en el cuerpo (peso de la barriga, hinchazón…), y otros, hacen con que la mujer se sienta mucho más molesta para conciliar el sueño.

Es muy importante, en la etapa gestacional, que la mujer, desde el principio, mantenga hábitos saludables en el sueño. Para ayudarles a ir a la cama y conciliar el sueño como se debe, la Fundación Nacional del sueño de Estados Unidos, ofrece algunos consejos para que la mujer los considere antes de irse a la cama.

Lado izquierdo

En el tercer trimestre, duerme sobre el lado izquierdo del cuerpo para permitir el mejor flujo de sangre al feto, al útero y riñones. Evite acostarse de espaldas durante un largo periodo de tiempo.

Líquidos

Toma muchos líquidos durante el día, pero nunca antes de acostarte, para evitar el tener que levantarse para ir al baño.

Acidez estomacal

Para prevenir la acidez estomacal, evita consumir comidas muy picantes, alimentos ácidos (como los productos de tomate), o frituras. Si la acidez es un problema, es aconsejable dormir con la cabeza elevada sobre almohadas.

Ejercicio físico

Haz ejercicio físico regularmente para ayudar a mantenerse saludable, mejorar la circulación y reducir los calambres, la hinchazón y los dolores de espalda y en las piernas. La natación es un ejercicio muy recomendado para el embarazo.

Comidas ligeras

Consume con frecuencia algunas comidas ligeras (galletas saladas, frutos secos, frutas…) a lo largo del día. Esto ayuda a evitar las náuseas por mantener el estómago lleno.

Almohadas

Utiliza almohadas y colchones especialmente diseñados para embarazadas. Eso puede ayudarte a dormir mejor. También puedes usar almohadas regulares para apoyar tu cuerpo. Una entre las piernas para aliviar la columna y otra sobre las lumbares.

Siestas

Las siestas son muy recomendables durante el embarazo. Una encuesta de la Fundación revela que el 51 por ciento de las mujeres embarazadas o recientemente embarazadas logra hacer una siesta entre semana, y un 60 por ciento hace una siesta por lo menos en los fines de semana.

Relax

Aprende a relajarte con las técnicas de relajación y respiración, como el yoga, que también puede ayudar cuando las empiezan las contracciones.

Baño caliente

Un baño o una ducha caliente antes de acostarse puede ser útil para la mujer embarazada.

Insomnio

Habla con el médico si desarrolla problemas de insomnio persistente.

Related posts

La Perdida De Apetito En Los Niños

La Perdida De Apetito En Los Niños

Cuando tus hijos no tienen muchas ganas de comer, se puede convertir en una amenaza para su salud Cuando ocurre cierta reducción en el deseo de consumir alimento, más o menos marcada, que se prolonga durante el tiempo sin tomar en cuenta las necesidades calóricas básicas que requiere el organismo para funcionar adecuadamente, hay que

Efectos de la anestesia epidural

Efectos de la anestesia epidural

Sea como sea, si en un futuro o futuro cercano debes dar a luz, quizá se te haya pasado por la cabeza cómo afrontar el parto Existen varias posibilidades para poder mitigar el dolor en el parto, como es la anestesia epidural. ¿Estás informada sobre este método? Anestesia en el parto: tú decides Eres tú

Comentar