Desmintiendo los mitos sobre el sexo de tu bebé.

Que si la mamá tiene náuseas o no, que si engorda, etc.

Forma de la panza

La mayoría de las abuelas esperan hasta el último trimestre de las embarazadas para dar un juicio ‘certero’ del sexo del bebé. Según refiere la tradición, quienes tienen la ‘panza’ redonda y ‘parada’, tendrán niños; mientras que si la tienen puntuda y ancha, literalmente será una niña. Sin embargo son solo mitos, nada más. La forma del bebé está relacionada con la posición del feto dentro del vientre de la madre y la contextura física de la gestante.

Náuseas

Se dice que las mamás de las niñas sufren de mayor cantidad de náuseas y mareos durante el embarazo, en comparación con las mamás de los hombres. Sin embargo, esto tampoco tiene ningún fundamento médico, pues el embarazo afecta a cada mujer de manera diferente.
Algunas, por ejemplo, suelen sufrir los malestares en la mañana o en la tarde; otras, durante todo el día, o, por el contrario, no sentir nada. Lo importante es consultar al ginecólogo de cabecera, cada vez que sea necesario, para sobrellevar los síntomas de esta importante etapa en la vida de una mujer.

Manchas en el rostro

Con respecto a las manchas en el rostro durante el embarazo, parecerían existir muchas teorías. Si es:

Niña: las manchas son blancas, la mujer se ve pálida y demacrada.

Niño: las manchas son oscuras y suelen aparecen en la frente y en las mejillas.

La presencia de manchas oscuras en el rostro se debe al incremento de la producción de hormonas durante el embarazo, responsables de la elaboración de melanina y estas, a su vez, del oscurecimiento del área genital y de la línea media del abdomen. En la mayoría de los casos, desaparecen después del parto.

Cambios estéticos

Si bien es cierto que la silueta femenina se altera durante el periodo de la gestación, cambios específicos en el rostro y en el trasero de la madre, supuestamente permiten ‘predecir’ si es niña o niño. El voz a voz asegura que si en camino viene una fémina, engordará el rostro de la madre, y si es niño, sucederá lo mismo con su trasero.

Es una creencia popular que no tiene validez científica.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram