Descubre los beneficios de la natación con los niños autistas

Este deporte se ha convertido en una actividad muy aconsejable para los niños y niñas con el Trastorno del Espectro Autista (TEA)

La práctica de la natación es una estimulación perfecta para el desarrollo psicomotor de los niños, y además favorece a la relajación y al bienestar del niño.

Otro aspecto no menos importante es que el niño con autismo en estos momentos deportivos se encuentra en un entorno lúdico donde puede hacer ejercicio acuático, que mayormente encanta a todos los pequeños. ¿Alguna vez has pensado la importancia que tiene la natación para un niño o niña con TEA?

Niños y niñas con TEA

El TEA no afecta por igual a todos los niños y podemos encontrar diversas afectaciones, unos niños pueden estar muy afectados, otros menos e incluso otros que cueste saber cuál es el grado de afectación. Podemos encontrar niños con TEA que no comprendan nada de lo que se les dice, otros que puedan hasta expresar sus sentimientos e incluso otros que sólo muestren algunas características.

Ningún niño es igual a otro y lo mismo ocurre con los niños y niñas autistas, ninguno de ellos será igual a otro y presentarán comportamientos y actitudes diferentes, puesto que cada uno tendrá su propia personalidad.

Natación terapéutica

Cuando el niño no hace algún ejercicio determinado no hay que enfadarse ni mucho menos con él, es posible que no haya entendido lo que debe hacer o simplemente que no sepa expresar en ese momento sus sentimientos hacia esa actividad.

Sepa o no sepa nada, el trabajo en el agua es algo muy beneficioso, y le cueste más o menos, con la natación se le estará potenciando multitud de habilidades.

El niño se familiarizará con el agua, el flotar, la coordinación dentro del medio acuático, las respiraciones y un largo etc. Practicar natación requiere esfuerzo y constancia, es posible que tu pequeño se canse pero también liberará tensiones y se relajará. Además ayuda a socializarse y a practicar la empatía.

La familia unida también dentro del agua

Con la natación se conseguirá muchas cosas positivas como hemos comentado anteriormente, pero no debemos olvidar las reacciones del pequeño en los pequeños. La familia debe estar atento a cualquier aspecto a tener en cuenta. La familia debe participar en estas actividades con el niño autista.

Es aconsejable que las familias trabajen juntas en el agua y de este modo se les enseñará de forma conjunta a canalizar los sentimientos y a aprender otro tipo de comunicación siendo protagonistas los gestos y las emociones para practicar en casa.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram