Cuidado de la Piel

Por supuesto que hay manera de evitar su aparición y esto es mediante cremas especiales, ricas en vitamina A y D; muchas también incluyen aceite de almendras dulces, omega plus y otros componentes naturales.

La piel es muy susceptible al sol, pues durante el embarazo la producción de hormonas es mayor, lo que en muchas ocasiones promueve un bronceado acelerado e incluso manchas (Ver manchas). Por ello, es buena idea que uses un protector solar.

El cambio hormonal también provocará que tu piel sea más grasosa de lo normal, así que la aparición de granitos e incluso acné no está fuera de lugar. Ponle solución al problema manteniendo tu cara limpia; además, las cremas a base de avena son útiles para atacarlos.

CUIDADO DE LOS SENOS

Después del vientre, el busto es una de las partes del cuerpo que más cambios presenta. El primero de ellos es el tamaño; seguramente notarás que el brassiere te aprieta o incomoda, lo cual se debe a que estás empezando a producir leche para amamantar al bebé.

Los conductos mamarios trabajan en la recolección de nutrientes, así que la sensibilidad en los senos aumenta hacia el segundo trimestre.

La aureola se tornará más obscura y las glándulas que la rodean aumentarán de tamaño y muchas veces los pezones segregan una sustancia que los lubrica para evitar sequedad y agrietamiento.

Hay algunos problemas que se pueden presentar conforme los senos aumentan de tamaño:

Estrías: cuando la piel se estira suele dejar pequeñas lineas rojizas o blanquecinas en la zona, lo cual también provoca comezón; puedes evitarlo si te aplicas una crema especial y dando masaje al área (ver estrías)
Forma de las venas: la cantidad de sangre que fluye puede aumentar hasta en un 50%, así que muchas veces los conductos de pecho se hacen más visibles.
Forma del pezón: puede estar invertido o chato, por lo que se recomienda que uses un porta pezones de plástico, de forma tal que se proyecte hacia afuera y no tengas problemas para amamantar.
Sensibilidad: no es raro que sientas dolor e hinchazón lo cual se debe a las hormonas prolactina, oxitocina y luteinizante (ver cambios hormonales)..

Puedes evitar el dolor si utilizas sostenes especiales para maternidad o fabricados con telas hipoalergénicas. Se gentil cuando toques tus senos y no los asees con paños ásperos.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram