¿Cuáles son los síntomas del parto?

A la mayoría de las mujeres les cuesta identificar las señales de que el trabajo de parto se ha iniciado

Conocer los diferentes signos que preceden al nacimiento de tu bebé te ayudará a vivir el proceso con menos ansiedad.

Signos de que el parto ha comenzado

Te preguntarás cuáles son los síntomas del parto y cuándo debes acudir al hospital.

Hay una serie de reacciones que provocan la dilatación del cuello del útero.

Será la matrona o ginecólogo quienes te confirmen mediante un tacto vaginal que estás preparada para dar a luz, pero saber cuáles son las señales que preceden al parto te ayudarán en este momento.

Expulsión del tapón mucoso

Cuando el cuello del útero comienza a dilatarse, se puede producir la pérdida del tapón mucoso, un flujo espeso y de color marrón que ha mantenido sellado el cuello del útero durante las 40 semanas de embarazo para proteger al bebé de posibles infecciones.

La expulsión del tapón puede producirse semanas, días u horas antes del parto. Sólo este hecho no es síntoma suficiente para acudir al hospital, pero puede mantente alerta porque el parto está cerca.

Calambres y dolor

El bebé ha de descender por la pelvis y rotar sobre sí mismo para que se produzca el nacimiento. Este descenso se puede desencadenar días antes del parto.

Esto provoca que sientas calambres en la parte final de la espalda o en las ingles, además de presión en la pelvis y el recto. También podrías sentir más ganas de orinar ya que el útero está presionando mucho más la vejiga.

Romper aguas

La ruptura de la bolsa que contiene el líquido amniótico que rodea al bebé durante el embarazo produce la expulsión de líquido por la vagina, se produce de manera constante y aumenta con los movimientos. Notarás que te mojas.

Si ocurre esto, acude al hospital, en la mayoría de las embarazadas es un síntoma de parto y comienzan a tener contracciones después de la rotura de la bolsa amniótica.

Contracciones

Es el síntoma más evidente de que el parto ha comenzado. Cada mujer siente las contracciones de una manera diferente, incluso una misma mujer puede sentirlas diferentes en cada parto.

Durante las contracciones, el abdomen se vuelve duro y se sucede un dolor en la espalda y el bajo abdomen. Pueden percibirse como dolores de menstruación pero de forma más intensa.

No hay que confundir a estas contracciones con las de Braxton Hicks. La diferencia entre ambas es que estas no ceden aunque cambies de postura.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram