Consejos Para Vestir A Un Recién Nacido

Consejos Para Vestir A Un Recién Nacido

Si eres papá o mamá primerizos, esta guía te será de gran utilidad

Los bebés son muy frágiles, delicados y muchas veces nos da miedo bañarlos o vestirlos por temor a lastimarlos. Para lograrlo tienes que tener paciencia, cuidado y brindarle mucho amor para que él esté relajado y tranquilo. Sigue estos consejos:

Ten lista la ropa, pañal y todo lo necesario para vestirlo, así evitarás que le de frío y se ponga inquieto.

Elige un lugar que tenga una temperatura ambiente templada, adecuada para que no pase frío.

Vístelo en una superficie segura, como el cambiador o la cama.

Jamás lo dejes solo en ningún momento.

Toma su cabecita con mucho cuidado, tu peque no debe sentir movimientos bruscos. Sostenla con toda tu mano para meterle la ropa y prefiere prendas con una abertura lo suficientemente ancha.

Arremanga las mangas para meter sus bracitos, introduce la mano y ve subiendo hasta el codo para después desplegar la manga. Lo mismo puedes hacer con las piernas de los pantalones.

Aunque los bebés no necesitan zapatos, pueden ser una opción para mantener sus pies calientitos o verse lindo para una salida casual.

Utiliza ropa que no contenga decoración o estampados que puedan ser peligrosos para el bebé como cordones, estoperoles, entre otros.

Usa la talla adecuada según su edad para que que no le apriete ni le quede muy holgada y no te cueste trabajo al vestirlo.

Háblale o cántale mientras lo vistes, tu voz lo mantendrá tranquilo y es un buen momento para que siga aprendiendo.

Durante el proceso, acarícialo y mímalo para que se relaje y se sienta a gusto.

Related posts

No!, una palabra que podemos usar para la disciplina en nuestros hijos.

No!, una palabra que podemos usar para la disciplina en nuestros hijos.

Eso está bien, aquello está mal, así se hace, así no… nos da la impresión de que los primeros años de nuestros hijos los pasamos señalando todo lo que se puede y, sobre todo, lo que no se puede hacer. Muchos padres tienen la sensación de decir “no” mil veces al día. O, al menos,

Comentar