Consejos para un padre

Es cierto que una mujer no conoce al verdadero amor de su vida, hasta que tiene un hijo varón. Algo similar sucede en el caso de los hombres. Seguramente recordarás la primera vez que miraste a tu hija y experimentaste una nueva e inexplicable forma de amor, donde inmediatamente estuviste dispuesto a dar todo de ti para consentirla, respetarla, educarla y, sobre todo, amarla.

Lamentablemente no existe una fórmula para lograrlo a la perfección, pues cada uno comete sus errores y ama de manera diferente. Pero ten en cuenta que siempre estás dando tu mayor esfuerzo para que su mundo sea perfecto. Por ello queremos compartir contigo una lista de pequeños consejos que te ayudarán a sobrellevar tu paternidad de una mejor forma.

Pasa tiempo con tu hija

Siempre debes estar cerca. No importa si es mucho o poco el tiempo que pases con ella; recuerda que lo importante es la calidad, no la cantidad.

Usen ropa similar de vez en cuando

Comparte algunos de tus gustos de ropa con tu pequeña. Esto la hará sentirse como parte de ti.

Conviértete en su héroe

Rescata y ayuda a tu hija cada día. Una capa roja y medias azules serán obligatorias.

Enséñale a bailar

Baila y danza con tu hija, sin esperar a que sea el día de su boda o a que algún chico lo haga antes que tú.

Prepara un viaje sorpresa

Un día de pesca es una opción muy divertida. Lo más probable es que vaya a retorcerse más que un gusano en un anzuelo.

Dile que es hermosa

Repíteselo una y otra vez. Todos los días. Cuando sea grande, la televisión y las revistas intentarán convencerla de lo contrario.

Llévala al campo

La naturaleza es sorprendente e interesante. Enséñale a apreciar y cuidar su mundo.

Enséñale a manejar el dinero

Esto la convertirá en una adulta responsable y autosuficiente. Las tarjetas de crédito no serán problema alguno.

Protégela en tus brazos

Llévala tanto como puedas en ellos. Abrázala en cada ocasión y cárgala sobre tus hombros; no siempre será pequeña.

No llegues tarde

Ten la seguridad que ella siempre espera a que regreses a casa después del trabajo.

Bríndale tu apoyo

En la vida no hay nada más reconfortante que un padre ponga su hombro para que su hija se desahogue y pueda llorar, sin ser juzgada.

Juega con ella

Llévala a los columpios en el parque, deja que te sirva el té y sorpréndela jugando a las escondidillas.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram