Consejos Para Que Tu hijo Tome Buenas Decisiones

La primera enseñanza que debemos darles a nuestros hijos es “Me paro y pienso, no hay prisa”

Según el mapa mental de nuestros hijos, cuando se enfrentan a un problema, pueden actuar de dos maneras: reaccionando o respondiendo.

Si ante un estímulo reaccionan sin pausa ni reflexión previa, generalmente la decisión que tomen será la más fácil, rápida y cómoda para ellos, sin sopesar consecuencias ni la ecología emocional de la misma.

En este caso habrán utilizado un pensamiento egocéntrico, que acabará posiblemente “echando la culpa a los demás” y no asumiendo su parte de responsabilidad si dicha decisión no fue la más efectiva.

Si nuestros hijos ante un estímulo se toman un tiempo para pensar, definen el problema y evalúan alternativas, ya no estarán reaccionando a dicho estímulo sino respondiendo de forma reflexiva.

Tendrán la capacidad y el tiempo necesario para hacerse las preguntas resolutivas adecuadas.
¿Cómo les ayudamos a que se paren y piensen antes de tomar una decisión?

A través de las AUTOINSTRUCCIONES

Cuando te enfrentas a un desafío o a una tarea, tu mente se activa y comienza a “hablar consigo misma” de manera interna. Comienzas a decirte lo que debes hacer y qué aspectos debes tener en cuenta para desarrollar la mejor acción posible.

El pensamiento y el lenguaje actúan como reguladores de tus acciones.

Por ejemplo, has pasado la tarde en la biblioteca y al llegar a casa te has dado cuenta de que ya no tienes el móvil.
De forma automática piensas “volveré a la biblioteca porque fue el último lugar donde lo utilicé”.

Pero a veces no utilizamos bien nuestro diálogo interior y reaccionamos impulsivamente.

Cuando detectas que no tienes el móvil, puedes pensar automáticamente que “ya me lo han robado”sintiéndote indefensa e impidiendo focalizarte en la vuelta a la biblioteca.

O puedes pensar que “la culpa la tiene tu hija por la tarde que te ha dado” , focalizándote en la búsqueda de culpables más que de estrategias resolutivas.

A nuestros hijos les pasa lo mismo.
Estas autoinstrucciones pretenden enseñarles a utilizar verbalizaciones correctas, las que les acercan a las soluciones más eficientes, las que les hacen sentirse bien en su proceso de pensamiento y con las consecuencias del mismo.

Autoinstrucciones imprescindibles que debe darse tu hijo antes de tomar una decisión

Miro atentamente y me tomo mi tiempo. ¿He visto todos los detalles?

¿Me he fijado en todo lo importante?

¿Qué puedo decir sobre lo que veo?

¿Qué estoy buscando?

¿Qué pienso que está sucediendo?

¿Por qué pienso esto?

Lo que voy a hacer o decir, ¿es lo mejor para solucionar este problema?

¿Seguro que no hay una estrategia mejor que la que he tomado para resolver esta situación?

Estoy ante un desafío, debo tomarme mi tiempo para pensar.

Confío en mí mismo porque ya estuve antes en una situación parecida y aprendí la lección

Esto es nuevo para mí, por eso debo pararme a pensar antes de actuar.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram