Consejos de cómo educar a los hijos

Consejos de cómo educar a los hijos

“Nadie nace sabiendo cómo ser padre”. Es un proceso que se debe de experimentar y aprender, ve los errores más comunes.

No hacerlos participes de las decisiones familiares. Como padres es fácil caer en el error de no tomar en cuenta la opinión de los pequeños por el simple hecho de tener una corta edad. Como integrantes de tu familia deben ser escuchados y formar parte de las decisiones, obviamente no de las que impliquen un mayor conocimiento o entendimiento, pero ellos también deben tener voz y voto.
No escucharlos. No seas una madre autoritaria, deja que se exprese, que te explique las situaciones a las que se enfrenta en la escuela o con sus hermanos, no des por hecho lo que te va a decir. Si lo escuchas le ayudarás a ser seguro y confiado en sí mismo, y además podrás tomar decisiones más acertadas.
Disparidad en criterios de los padres. Como pareja establezcan un plan de educación, determinen qué está permitido y qué definitivamente no, si no creará confusión y los niños irán de un padre a otro padre dependiendo lo que quiera; a la larga eso ocasionará que no tengan límites y disciplina.
Sobreproteger. Es completamente normal querer que nada malo le pase a los hijos, pero no es bueno para ellos no dejarlos que tomen sus propias decisiones, que aprendan de sus propios errores o que se hagan responsables de las consecuencias de lo que han decidido. Hacerles la tarea, contestar por ellos, hacerles todo y no dejarlos valerse por sí mismos ocasiona personas inseguras y dependientes.
No reconocerle sus aciertos. Es fácil fijarse en los errores y malos actos realizados, pero también es importante reconocer lo que hacen bien, sus virtudes, logros y metas cumplidas, esto le dará más motivación y lo hará sentir seguro.
Respeta su personalidad. Cada niño es diferente y tiene una personalidad única e irrepetible, no quieras cambiarlo y que en sea tan extrovertido o tan parlanchín como otros niños, déjalo que descubra sus propias maneras y caminos para enfrentarse al mundo.
Compararlo. Relacionado con el punto anterior, es un error común querer educarlo de la misma forma que educaste a sus hermanos, porque aunque llevan la misma sangre ambos tienen diferentes modos de ser y de comportarse. Otra cosa que no debes hacer es compararlo con hermanos, primos o amigos, esto mermará su confianza en sí mismo.
Cambiar las reglas. Los límites y prohibiciones deben ser siempre las mismas y no depender de tu estado de ánimo o de si sientes la necesidad de compensarlo; eso lo ayudará a saber que no siempre las cosas son como desea y que debe de respetar las reglas impuestas en casa.

Related posts

Protege a tu pequeño de los riesgos en el hogar

Protege a tu pequeño de los riesgos en el hogar

Los muebles, las paredes, la ropa; en realidad cualquier cosa puede ser sumamente peligrosa para nuestro pequeño así que es importante que conozcamos todos los puntos con los que el bebé puede tropezarse, caerse, etc. Debemos tener muy en cuenta que en la casa no podemos dejar objetos punzantes o que puedan provocar un corte

El rencor de los padres a los hijos.

El rencor de los padres a los hijos.

Somos humanos. No siempre sentimos precisamente ternura por nuestros hijos. Hay momentos en los que los padres sienten rencor. Incluso odio. O culpabilidad. Los problemas con ellos interfieren entre sus sentimientos más nobles, despertando aquellos que nunca creyeron que llegarían a sentir. Retomar el control es a veces difícil. Se acumulan muchos acontecimientos, muchas circunstancias

Comentar