Consejos cuando viajas en avión embarazada

¿Es cierto que es nocivo viajar en avión estando embarazada?

El mejor momento para volar embarazada

Da igual el motivo por el cual debas coger un avión, no debes temer. Mientras tú y tu bebé estén sanos, no habrá problema con que hagas un vuelo de varias horas, aunque que es recomendable que no sean más de cuatro horas, y aunque no sea peligroso volar, es aconsejable no hacerlo muy a menudo.

El segundo trimestre de embarazo es tal vez el más aconsejable para volar, ya que habrán pasado la etapa de las náuseas, mareos, y otros malestares típicos de los primeros meses de gestación, que arriba de un avión se pueden acrecentar.

Sin embargo, esto no quiere decir que las aerolíneas no te permitan volar si, por ejemplo, cursas el segundo mes de embarazo. Es sólo una cuestión de elección tuya en base a las recomendaciones de tu médico.

Son muchas las aerolíneas que ponen condiciones a las embarazadas de siete meses o más para volar. Por lo general, las aerolíneas exigen un certificado médico que indique el mes de embarazo y el estado de salud de la madre.

Además, también le entregan a las madres un documento para que firmen, en el cual se indica que si ocurriese algún tipo de problema durante el vuelo, se exime a la aerolínea de toda responsabilidad.

Prepárate para el vuelo

Cuando vayas a reservar tu vuelo debes avisar de que estás embarazada para que te asignen o puedas elegir un asiento en el pasillo. Los asientos sobre el pasillo son los más cómodos para las embarazadas porque te permiten estirar tus piernas, o levantarte para ir al baño o caminar sin molestar a otros pasajeros.

En el momento de la facturación en el aeropuerto, tienes que llevar tu documentación en regla y tu certificado médico en la mano.

Consejos para volar embarazada

Viaja con ropa ancha y cómoda para que tu circulación no se vea resentida.

Cuando te coloques el cinturón de seguridad, deberás hacerlo bajo tu tripa y sin que te apriete en absoluto.

Independientemente de la duración del vuelo, levántate de tu asiento por lo menos durante 5 minutos cada hora e intentar caminar un poco para que tu circulación se active.

Bebe mucha agua para combatir la sequedad que de por sí existe dentro de los aviones.

Para que tu circulación sanguínea no se vea resentida, aprieta y relaja los dedos de los pies y de las manos realizando movimientos de flexión y extensión.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram