¿Cómo vencer el miedo a las consultas con el dentista?

Tus hijos pueden padecer de odontofobia (temor al dentista)

Ellos también experimentan altos niveles de ansiedad incluso con el olor del flúor, el color de la sala de espera, los guantes y ni qué hablar de las agujas.

Tal es la fobia que muchas personas no recuerdan la última vez que fueron a ver a su médico y prefieren el dolor de un agujero en una muela a tomar una cita.

Por suerte existen varias cosas y además sencillas que se puede hacer para superar el miedo y mantener una buena salud oral.

Lo primero que debe hacer, como lo explica el odontólogo Pablo Sánchez Cobo, es buscar un dentista que sepa lidiar con el miedo, que tenga paciencia y no lo culpe por sentirse asustado.

Al tomar una cita, lo ideal es hacerlo a la primera hora de la mañana, así no se mortificará el día entero pensando en la revisión.

Para manejar mejor la ansiedad trate de llegar en punto a la hora del chequeo, si llega antes es mejor que dé un paseo a que se quede en la sala de espera oyendo el sonido del taladro.

Por su parte, investigaciones de la cadena BBC Mundo consideran importante que le comunique a su médico sobre el temor, así juntos pueden acordar una señal para que él o ella vaya más despacio, le permita tener tiempo para relajarse o consideren la sedación como un mecanismo que facilite el trabajo.

Otro ‘tip’ interesante es llevar en un reproductor de música las melodías que más le gusten y relajen. Puede colocarse los audífonos durante el chequeo o si tiene más confianza pedir que se la pongan por los parlantes.

No obstante, la mejor recomendación es mantener una dentadura sana y fuerte, así se minimizan las posibilidades de requerir un tratamiento más invasivo y por tanto más atemorizante.

Para ello el cepillado es importante, pero lo vital es la alimentación.

Hay que recordar que al masticar los niveles de acidez en la boca aumentan, por lo que la principal recomendación es evitar picotear entre comidas o al menos hacerlo con elementos sanos como frutas o productos sin azúcar.

Beber agua en el transcurso del día ayuda a hidratar y reducir la acidez.

También considere que los dientes requieren un nivel de calcio adecuado. Puede encontrar este componente en los lácteos y las leguminosas.

En tanto que los vegetales con alto contenido de agua como el pepino, el apio o la zanahoria ayudan a mantener un aliento fresco, pues al masticarlos la boca produce más saliva que higieniza la cavidad bucal.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram