¿Cómo enseñar a tu hijo a ser ordenado?

El orden como todos los valores deben verlo nuestros hijos primeramente en nuestra vida

Hay montones de argumentos a favor del orden y no menos alegando que es mejor vivir como se pueda y no encasillarse con horarios, lugares, dobleces, etc.

Pero todos sabemos cuánto facilita someterse y tener una disciplina. Sólo las personas que lo hacen, han llegado lejos en su vida.

A veces nos fijamos más en el resultado y en los éxitos de una persona, que en el modo en que ha llegado a conseguirlo.

Y casi siempre el secreto de esos buenísimos resultados se debe a muchos esfuerzos silenciosos, que solo ha visto la persona que los ha realizado.

Guarda el orden y el orden te guardará, dice la Sagrada Escritura

El orden como todos los valores deben verlo nuestros hijos primeramente en nuestra vida. Y entonces nos será más fácil inculcárselo.

Generalmente los niños tienden al caos y al desorden desde pequeños, somos nosotros los que les ayudamos a establecer rutinas: horarios de comida, de levantarse y acostarse.

Esto que en apariencia parece algo insignificante tiene su trascendencia.

Haz lo que debes y está en lo que haces, es otra buena máxima para vivir el orden

Acostumbrarles a no mariposear y a terminar las cosas que empiezan. A llevar a cabo sus decisiones hasta el final.

No debemos dejarles abandonar un entrenamiento porque llueve, o porque no tengo ganas.

Tampoco debemos romper las pocas rutinas que van incorporando y ser algo metódicos con sus horas de comer: desayuno, meriendas… Son hábitos de orden en la vida y colaboran al asentamiento de una personalidad estable.

Guardar lo que se utiliza en el lugar que le corresponde, para eso es necesario que todo tenga un lugar conocido donde guardarse

Esto evita muchas pérdidas de tiempo buscando cosas que deberían estar localizadas: unas tijeras, un martillo, un bolígrafo, una toalla y un momento de mal humor.

Es la forma de enseñarles que todos colaboramos en la buena marcha de la casa.

Es un gran error consentir que haya habitaciones llenas de juguetes desordenados, tirados por cualquier parte.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram