¿Cómo darle el biberón?

¿Cómo darle el biberón?

Convertirse en un experto en darle la mamila al bebé. Este accesorio es muy importante en la vida del niño, pues marca el inicio de la separación del seno materno.

Comenzará a utilizarlo cuando le salgan los primeros dientes, cuando inicie la ablactación o si mamá no puede amamantarlo.

Para saber qué tipo de biberón hay que comprar toma en cuenta el material del que está hecho:

Vidrio:

son fáciles de lavar, pero son frágiles y hay que tener mucho cuidado cuando el niño ya sostenga la mamila por sí solo.

Plástico:

son más resistentes, aunque se desgastan más rápido.

También revisa el chupón, ya que tiene que asemejarse lo más posible al pezón y permitir el paso de líquido en forma de goteo continuo.

Si ya tienes la fórmula o leche materna lista en la mamila, es momento de poner manos a la obra. El agua para los biberones debe estar hervida o ser de botella, así como tener bajo contenido en sodio, pues sus riñones, aún inmaduros, tienen menos capacidad para eliminar el exceso de sal. Después de cada toma lava el biberón y todas sus partes con agua caliente, cepillo y detergente.

Para limpiarlo puedes hervirlo durante 10 minutos, utilizar un esterilizador de vapor o ponerlo en un recipiente con agua y desinfectante. Debes hacer esto todas las noches.

Related posts

Educando a los pequeños

Educando a los pequeños

UN EJEMPLO VALE MÁS QUE MIL SERMONES Desde muy pequeños los niños tienden a imitar todas nuestras conductas, buenas y malas. Podemos aprovechar las costumbres cotidianas -como saludar, comportarnos en la mesa, respetar las normas al conducir- para que adquieran hábitos correctos y, poco a poco, tomen responsabilidades. De nada sirve sermonearle siempre con la

Que las bajas temperaturas no enfermen a tu familia

Que las bajas temperaturas no enfermen a tu familia

Seguir una cultura de prevención es lo mejor para no dejar que nuestra imagen decaiga al enfermar, por ello Estilohoy.com te trae estos consejos. Estar resfriado es lo menos cool del mundo. Tu voz se escucha extraña, tu nariz se vuelve rojiza y utilizas cientos de pañuelos desechables al día. Y lo peor de todo,

Comentar