Carriola

Sentirse orgulloso de tener la mejor carriola de la cuadra. Las carriolas son todo en uno, pues sirven para llevar a tu enano a pasear, pero más allá de eso son ideales para cambiarle el pañal y hacer las de cuna si le da sueño.

Así que elige sabiamente, pues a fin de cuentas, será el medio de transporte de tu hijo en los próximos años y no querrás cargar con una demasiado grande, pesada, estorbosa o poco práctica.

No te hagas el valiente y pienses que podrás cargarlo a todos lados, mucho menos conforme crezca, pues para algo se inventaron las carriolas y te facilitarán esas largas caminatas y paseos.

Con una oferta tan amplia en el mercado, no subestimes la importancia de este cochecito; debes tener en mente qué aditamentos quieres que tenga, si necesitas de algún accesorio especial o incluso si requieres espacio para más de un bebé (porque hay carriolas hasta para tres chaparros).

Lo primero que tienes que tomar en cuenta es la seguridad. No escatimes en costos, la carriola debe tener arneses para sujetar a tu hijo, busca una que tenga de tres o cinco puntos.

Se práctico, recuerda que vas a cargar con la carriola a donde quiera que vayas, así que meterla al coche no debe ser una odisea, ni debes batallar para plegarla, si encuentras una desmontable, mejor. Las que se reclinan son más cómodas para el niño pues podrá acostarse si le da sueño.

No olvides el toldo, que lo protegerá del clima, ni que tenga compartimientos en la parte inferior.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram