Características de las contracciones antes del parto

Se pueden llegar a tener hasta 5 contracciones al día

Estas contracciones no tienen por qué ser dolorosas pero notarás como tu abdomen se estira y como tu vientre se endurece, y es a partir de la semana 37 cuando las contracciones se hacen frecuentes e incluso alguna se puede sentir con algo de dolor incluso estando en reposo.

¿Por qué ocurren las contracciones?

Las contracciones te están preparando para el gran momento del parto y según me comentó el médico, modifican el cuello del útero para que llegado el momento, se empiece a dilatar. En las últimas dos o tres semanas de embarazo, las contracciones pueden aumentar considerablemente el número, pero no molestan mucho.

Si te viene una contracción, dile a tu pareja que ponga su mano sobre tu abdomen y que presione ligeramente con sus dedos… ¡le impactará!

Si tu embarazo es de riesgo, tienes infecciones o cualquier otra patología del embarazo y aún te faltan semanas para el parto y ves que las contracciones son frecuentes, acude a tu doctor para que valore tu estado.

¿Cómo saber si estás por dar a luz?

Esta pregunta me la he hecho muchas veces durante el embarazo, y yo creo que toda mamá primeriza en su embarazo se lo pregunta cuando llega el tercer trimestre. ¿Cómo sé si las contracciones que tengo me están diciendo que mi bebé ya llega?

Las primeras contracciones corresponden a la fase prodrómica (¡en algunas mujeres pueden durar días!) y estas son las señales:

Eliminación del tapón mucoso (es como una sustancia gelatinosa que está dentro del canal vaginal y su función durante el embarazo es proteger al útero.

Rotura de la bolsa (de forma común se llama “romper aguas”) que contiene el líquido amniótico que ha protegido al bebé durante todo el embarazo.

Las contracciones que van aumentando en frecuencia y en intensidad lo que significa que tu cuello del útero se ablanda y se aplana preparándose para el momento del parto.

¡Ya estás de parto!

Cuando ya sabes que estás de parto y estás en el hospital (o donde decidas dar a luz) empieza la fase activa que es cuando alcanzas los tres centímetros de dilatación y según mis médicos en mi parto “el cuello del útero está borrado”.

En estos momentos las contracciones serán más dolorosas y puedes tenerlas muy seguidas y más largas (incluso de un minuto entero) incluyendo el inicio, el punto álgido y el descenso de la contracción dentro del tiempo que dura.

Los dolores los notarás en el bajo vientre y el la región lumbosacra. Pero disfrútalas, porque estas contracciones ayudarán a que tu bebé baje por el canal del parto y nazca para acabar en tus brazos.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram