Cambios en el embarazo (primer trimestre)

LOS CAMBIOS EN EL EMBARAZO EN EL PRIMER TRIMESTRE.

Con el paso del tiempo notarás que tu cuerpo comienza a sufrir variaciones y dependiendo del trimestre en el que te encuentres sentirás que tanto tu anatomía como tus sentimientos se transforman.

Se trata de un proceso completamente normal y que todas las mujeres embarazadas experimentan.

PRIMER TRIMESTRE (SEMANA 1 A 12)

El signo por excelencia es la ausencia de la regla, aunque muchas mujeres pueden tener un ligero manchado en la fecha en la que debió suscitarse el periodo menstrual, esto después de que la concepción ha ocurrido. Sin embargo, no tiene significado importante y se le llama sangrado por implantación. Otros síntomas importantes de este periodo son:

Fatiga: se debe a las grandes concentraciones de progesterona; sin embargo, si ésta no es constante durante el embarazo, el cansancio puede disminuir e incluso desaparecer.

Náuseas y vómito: hacen su aparición en las primeras semanas del embarazo y se desvanecen hacia el final del primer trimestre. El vómito suele darse en la mañana, mientras que las náuseas varían de mujer a mujer.

Ir al baño frecuentemente: el riñón recibe más sangre y las hormonas generan mayor filtración de la orina; es completamente normal que tengas la necesidad constante de hacer pipí.

Cambios en los senos: notarás que el busto crece y la coloración de los pezones se hace más obscura, esto por la producción de estrógeno, progesterona y prolactina. Es posible que secretes leche o calostro, lo cual es completamente normal y cederá espontáneamente.

Dolor de cabeza: las cifras de la presión arterial suelen ser más bajas y los niveles hormonales más altos. Si se trata de una molestia leve no debes alarmarte, pero si es persistente e intensa acude con tu médico.

Aumento de peso: la retención de agua favorece el edema (hinchazón) en los tobillos y las manos. Asimismo, el crecimiento uterino y del bebé, además del aumento en la cantidad de sangre, generan incremento en el peso. Es importante que lleves un control del mismo, pues te ayudará a identificar a tiempo la presencia de padecimientos como la preeclampsia.

Es normal que tengas algunas preocupaciones en cuanto a las complicaciones y situaciones que debes evitar, a continuación te mencionamos algunas de ellas:

Salud del bebé: esta etapa es crucial porque se encuentra en plena formación de sus aparatos y sistemas, por lo que deberás evitar los rayos X y los medicamentos teratogénicos. Ten especial cuidado con las infecciones como la rubéola, ya que si la contraes puede causar ceguera, sordera y defectos cardiacos en el pequeño.
Tiempo de gestación: lo más recomendable es el ultrasonido, ya que con él se logra apreciar el saco gestacional hacia las cinco semanas y ocho días después se distingue el latido cardiaco fetal.

Fallo en el método anticonceptivo: si el preservativo se rompió, el coito fue interrumpido o el Billings falló, no hay ningún efecto nocivo para el bebé. Si fue producto de la toma inadecuada de pastillas, tampoco tienes porque preocuparte. Por el contrario, si el DIU no funcionó, las cosas cambian. Éste es un cuerpo extraño dentro del útero que puede favorecer una mala implantación y propiciar el aborto. Debido a esto, es importante que acudas con el ginecólogo para que, mediante un ultrasonido, determine la localización del dispositivo en relación con el pequeño y lo pueda extraer.

Medicamentos: ésta es la fase de mayor susceptibilidad hacia los fármacos, ya que muchos de ellos pasan por la placenta. Es importante que tengas especial cuidado con los padecimientos que causan fiebre, ya que pueden afectar el embarazo.
Finalmente, en este periodo tendrá lugar la primera visita al médico, misma que suele ser la más extensa porque se tocan puntos importantes como enfermedades previas, instrucciones sobre nutrición, ejercicio, medicamentos de uso y factores de riesgo. Algunos de los exámenes que te solicitarán en esta consulta son:

Biometría hepática: conteo de glóbulos rojos y blancos y plaquetas.

Química sanguínea de 12 elementos: funcionamiento del riñón, hígado, estado nutricional, glucosa en la sangre, grupo sanguíneo y factor Rh.

VDRL: es una prueba de escrutinio para detectar si padeces sífilis y se solicita por ley.

Ultrasonido transvaginal: aunque es más incómodo permite estudiar de manera más fina al bebé.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram