Baño en tina | 7 meses

Tu bebé está creciendo, y conforme pasa el tiempo las cosas que antes le quedaban ahora son insuficientes, esto incluye la pequeña tina donde lo aseabas con anterioridad.

Verás que pasarlo a la bañera normal te hará más fácil el momento de la limpieza, a menos que tu pequeño esté demasiado sucio, puedes hacerlo dos o tres veces a la semana y con eso será suficiente; sin embargo, el baño diario en la noche puede ayudarte a marcar la hora de dormir o a calmar a tu hijo antes de ir a la cama.

Este cambio puede asustar a tu chiquito, por lo que debe ser un momento divertido y agradable, además de esperar a que ya se pueda sentar solo, eso le dará más seguridad. Recuerda que al contacto con el agua tu bebé se volverá “resbaladizo”, así que compra una silla especial para acomodarlo dentro de la tina. Muchas de éstas tienen asiento con espuma para evitar que se deslice, pero si no es así es recomendable que pongas una toalla. Después de bañarlo sécalo perfectamente para evitar la acumulación de microbios; lo mismo debes hacer con el asiento.

Recuerda que a tu pequeño no le gusta sentir frío, lo cual puedes evitar utilizando un calentador eléctrico y manteniendo el agua a una temperatura adecuada, tibia es la mejor opción. Siempre debes comprobar su temperatura introduciendo tu codo o mano antes de meter al chiquito al agua.

Necesitarás tener a la mano:

  • Shampoo.
  • Jabón neutro.
  • Esponjas.
  • Dos toallas.
  • Crema.
  • Bolas de algodón.
  • Juguetes.
  • Una muda de ropa.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram