Aprende A Decirle No A Tus Hijos

Siempre será difícil decirles que no a tus hijos cuando nos miran con su carita dulce, pero es un error ceder ante todas sus demandas

Pero esta equivocación podría traer consecuencias mayores cuando los chicos crezcan, porque pensarán que son el centro del mundo y todos deben hacer lo que ellos quieren.

Para evitarlo, los padres deben aprender a usar el ‘no’. pero esto no debe ser como una norma rígida, en donde siempre que se pida algo en específico la respuesta será ‘no’.

Según Susana Sáenz, psicóloga infantil, entre los 2 y 2 años y medio los niños empiezan a pedir cosas y es allí cuando hay que enseñarles a los pequeños que hay veces en las que se les podrá dar lo que piden.

Al menos si es algo de comer o gratificante para ellos, pero también deben saber que habrá momentos en los que se les diga que no es posible darles algo. Más allá del hecho de complacerles, lo importante es que los chicos sepan cómo pedirlo.

“Cuando a un niño se le da algo que quiere porque hace berrinche en un lugar público y los padres quieren evitar la vergüenza de que la gente lo vea, el niño aprenderá que a la brava y por infundir miedo a los demás conseguirá lo que sea y aprenderá que esa es la técnica de pedir”, dijo Sáenz.

Pero si los padres no ceden ante esos berrinches se puede luego hablar en privado de lo que pasó y encontrar soluciones para que no se vuelva a repetir.

“Eso que hiciste hoy estuvo mal por esto y esto. No solo resolver las cosas sobre la marcha sino profundizar los temas en casa”, puntualizó la psicóloga.

Los niños deben aprender desde pequeños que no siempre pueden tener lo que quieren, cuando quieren y como lo quieren. Estas pequeñas frustraciones les ayudarán a desarrollar su personalidad y aprenderán que no son el centro del mundo.
Una forma de enseñarles a superar estas demoras es no responder a sus demandas de inmediato, explicarles que deben esperar su turno cuando jueguen, que deben compartir sus cosas con los demás…

“Hay que transmitirles a los hijos la sensación de que no son los únicos en el mundo, que no son el centro del mundo.

El mundo familiar gira en torno a los padres no a los niños, y ellos deben entender que no pueden tomar decisiones del hogar sobre lo que pueden o no hacer o tener”, señaló Sáenz.

El dar cosas a los niños tampoco debe ser una forma de compensación por el tiempo que no se puede compartir con ellos ni tampoco porque se quiera darles lo que los padres no tuvieron cuando eran pequeños. Esto solamente hará que no sepan valorar las cosas, porque lo han tenido todo.

Poner límites a los pequeños les ayuda a vivir más felices, les da seguridad, mejora su autoestima y les da la sensación de estar protegidos.

Por ello, deben saber que no pueden imponerse porque a la final sentirán que tienen que cargar con la responsabilidad de tomar decisiones en la vida familiar y eso les generará intranquilidad y angustia, una carga que no deben llevar los pequeños.

Los niños son seres únicos, cada cual con su temperamento y carácter. “Su personalidad se va forjando y es allí cuando deben entender que ellos no pueden imponerse frente a sus padres”, aclaró la experta.

Leave a Comment

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
Instagram